Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

Mitomanía: la mentira como forma de vida

mitomanía

La mitomanía fue descrita por Dupré en 1900 por primera vez. La definió como una tendencia patológica en la que el paciente inventa episodios de su propia vida.

Según los datos estadísticos, un 60% de la población miente durante una conversación. Sin embargo, hay que distinguir entre las mentiras puntuales que podemos emitir en un momento dado con un objetivo concreto. Por ejemplo salir de un apuro, de un compromiso… Y las mentiras compulsivas, sin objetivo alguno, simplemente por exagerar un hecho de la realidad para darnos importancia.

¿Cuándo estamos ante una mitomanía, cuándo la mentira es una forma de vida?

El problema comienza cuando este tipo de mentiras se vuelven habituales e incontrolables, el afectado tiende incluso a creérselas. Ahí es cuando hablamos de mitomanía.

Si el mentiroso compulsivo pierde el control de las mentiras y cuenta diferentes versiones a personas que pueden hablar entre ellas, se le acabará “pillando”. Pero él nunca lo admitirá, dará mil vueltas e incluso nos intentará involucrar de manera afectiva. Ya sea dando lástima o inventando motivos del porqué de la mentira para darnos pena o empatizar con dichos motivos.

En cierto modo, lo que buscan estas personas con sus mentiras es cubrir sus carencias afectivas o elevar su autoestima dañada. Haciéndonos creer que tienen una vida exageradamente interesante, o que le pasan cosas muy negativas.

De hecho, suelen ser historias “basadas en hechos reales”, pero mezclando en su relato detalles falsos. De manera que no nos da motivos para pensar que nos están mintiendo. Ya que sus aventuras son cercanas a la realidad y objetivamente podrían ser probables. A ellos mismo esto les supone distorsionar la realidad con su fantasía y acabar por creérselo.

De esta manera se ven envueltos en una espiral de mentiras e historias inventadas. Para las que precisan muy buena memoria, porque lo convierten en su manera de relacionarse socialmente. ¡No pueden dejar de mentir.

Cuando una persona llega a este extremo en su relación con la mentira sufre mitomanía, la mentira es su forma de vida, lo que supone que es imposible evitar recurrir a ella. Necesita una ayuda profesional para salir de esa espiral destructiva. En Okmental tu psicólogo online podemos ayudarte, accede a nuestros psicólogos online.

Artículo redactado por la Psicóloga General Sanitaria Silvia Castillo Bes