Transtornos alimenticios

Los trastornos alimenticios son una problemática, que tiene más presencia en la adolescencia y en especial a las chicas. Aunque no podemos descartar que las cifras de casos en los chicos, van en aumento.

La creencia común, es que un trastorno con la comida o trastorno alimenticio, es simplemente, comer en exceso o en defecto. Pero el problema no empieza en la comida, sino que finaliza. El trastorno alimenticio es un problema de salud mental, que se manifiesta a través de la preocupación por nuestro peso y por la ingesta de alimentos. Un trastorno alimenticio es un trastorno mental que en condiciones extremas puede afectar gravemente a nuestra salud física.

Tipos de transtornos alimenticios

Trastorno por Atracón: Personas con este trastorno comen sin control, incluso cuando están llenas, llevándolos a sentir malestar por el atracón. Al finalizar, experimentan angustia, vergüenza y culpa. El aumento de peso es una consecuencia común, pudiendo llegar a la obesidad.

Bulimia Nerviosa: Quienes sufren de bulimia comparten la característica de provocarse vómitos y usar laxantes para eliminar la comida ingerida. Están constantemente preocupados por su peso y silueta. Pueden alternar entre episodios de atracones, ingestas normales, y períodos de ayuno para compensar. El peso puede variar entre normal, bajo o sobrepeso.

Anorexia Nerviosa: En contraste con la bulimia, las personas con anorexia evitan los alimentos, restringiendo drásticamente su ingesta y practicando mucho deporte para adelgazar rápidamente. A pesar de su extrema delgadez, se perciben a sí mismas con sobrepeso. Aunque menos común, la anorexia es el trastorno más grave, con la tasa de mortalidad más alta entre los tres.

Tenemos la solución

Si usted o uno de los miembros la familia tiene problemas de trastorno alimenticio, lo mejor es pedir ayuda profesional. El trastorno alimenticio es una enfermedad mental, con lo cual, requiere de terapia psicologíca. Hay que prestar especial interés el los casos de anorexia y atracones por las consecuencias en la salud física. La terapia psicológica en estos casos, es nmuy eficiente. Por ello, conviene hablar con un psicólogo online especializado en trastorno alimenticio, que nos ayudará tanto a nosotros como a algún miembro de la familia.