Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

¿Qué es la Intuición?

que es la intuición

Cuando conociste a tu pareja… ¿Cuánto tardaste en “decidir” que te gustaba? Seguramente muy poco. Y, ¿porqué, cómo pudiste hacerlo? ¿Qué fue lo que te sugirió que confiases en aquella amiga, o que no lo hicieses de aquella compra?

¿Un pálpito, un presentimiento, perspicacia, un milagro, suerte… Intuición?

Podemos definir la intuición como la habilidad que tenemos para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón. Es la manera en la que podemos reaccionar ante algo (una imagen, una situación, un sonido, un olor, una sensación, etc.…) de manera casi inmediata y (en la gran mayoría de ocasiones) acertada, por lo que no podemos negarle un importante valor adaptativo.

Su particularidad es que esta “valoración” que hacemos de una situación o de alguien. Esta valoración suele ser rápida, casi instantánea, pura, instintiva, exenta (o eso pensamos) de la intervención de la razón. Es más, cuando la razón entra en escena, en ocasiones puede llegar a frenar nuestra intuición por exceso de contrastación y diálogo interno.

Por otra parte no podemos negar que a veces nos falla, y la decepción que nos llevamos en esos casos es importante. Cuando esa fantástica brújula que nos ahorra tanto tiempo a la hora de tomar decisiones no acierta, nos sentimos indefensos, expuestos.

Tenemos que asumir que no podemos “predecirlo” todo, y la intuición funciona mejor cuando es capaz de reconocer patrones. Por ello, de ahí que podamos predecir mejor el comportamiento de las personas que conocemos, o de situaciones a las que estamos acostumbrados. Por lo que…

¿Cómo podemos mejorar nuestra intuición?

Hacer actividades que “bajen el volumen” de nuestra mente, como pasear por la naturaleza, hacer deporte o bailar, llevar a cabo actividades artísticas como pintar, dibujar o escribir, no solo nos mantienen activos, si no que nos ponen en contacto con esa parte más instintiva de nosotros mismos.

Del mismo modo, es importante también desarrollar nuestros sentidos, pues son la mayor fuente de información para nuestra intuición.

Si a todo esto le sumamos el nutrir nuestra mente de cultura e información de calidad, le daremos a nuestra intuición la oportunidad de ensayar en escenarios mentales. Estos escenarios, en los que poder crecer y ampliar ese reconocimiento de patrones que tanto puede contribuir a que esté en plena forma y nos ayude a llevar a cabo algo que solemos decir a las personas que nos consultan: Fíate de tu intuición.

Artículo redactado por José Luis Guisande

Si necesitas ayuda psicológica online puedes entrar en www.okmental.com y consultar todos nuestros profesionales