Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

¿Qué es sufrir de paranoia?

diferentes tipos de pensamientos que sufren las personas con paranoia

 Mediante la palabra Paranoia hacemos referencia a una idea, un pensamiento, que no siempre es real. O, al menos, no la interpretación e intensidad que le damos. Esta idea puede incluso llegar a generar un malestar tal, que constituya un trastorno o enfermedad. En todo caso sufrir paranoia impide un bienestar adecuado.

La paranoia puede constituir un síntoma de otras enfermedades, como la esquizofrenia u otro tipo de trastornos psicóticos; pero puede presentarse  también de manera aislada. Personalidades rígidas, con tendencia a la desconfianza y la suspicacia, pueden presentar este tipo de pensamientos. De manera aislada suele presentarse en la adultez.

Se caracteriza por un pensamiento bastante rígido. En el que la persona distorsiona y exagera muchas de las experiencias que vive, presentado gran desconfianza y suspicacia. Los pensamientos habitualmente van encaminados al temor a sufrir algún tipo de daño o perjuicio. Incluso también miedo a ser vigilados o controlados, a perder la libertad de acción y de pensamiento.

En consecuencia, la reacción habitual de las personas que tienen este tipo de pensamientos es la de protegerse para evitar ese hipotético daño. Incluso llegar a defenderse de los agravios de los que creen ser objeto. Además, como manera de protección, suelen aislarse, lo cual no ayuda a que se puedan desmontar esas ideas, y genera todavía más malestar. Tienen dificultades para trabajar con otras personas y, si tienen pareja, las sospechas de infidelidad suelen ser frecuentes.

¿Cuáles son las causas de la Paranoia?

No hay una causa clara y única para sufrir paranoia. Algunas teorías sostienen que puede haber una parte aprendida. En la que la influencia ambiental y social motiva que algunas personas crean diversas teorías de la conspiración. Mostrando así resistencia a todo tipo de evidencias, y argumentando intereses políticos y económicos en ocultar la verdad.

El consumo de tóxicos como el alcohol, anfetaminas, cocaína y marihuana inducen en las personas actitudes  y pensamientos relacionados con la paranoia. De hecho, a pesar del habitual uso recreativo que se le atribuye a la marihuana, es un hecho claro que su consumo actúa como factor precipitante en muchos trastornos psicóticos.

En casos más severos podemos hablar de algún tipo de trastorno. En este caso la paranoia es lo que ocurre cuando la natural y flexible habilidad que nuestro encéfalo tiene para poner “orden en el caos”. Por tanto reconocer patrones se vuelve algo patológico. De manera que comenzamos a interpretar la realidad imponiendo un relato muy forzado, en el que el mundo se torna un lugar hostil y peligroso.

 En último caso también algunas lesiones cerebrales. Como el daño producido en las conexiones entre el sistema límbico y áreas de la corteza cerebral, están detrás de ciertos tipos de pensamientos paranoicos.

Tratamiento de la Paranoia

Habitualmente las personas que sufren este tipo de pensamientos no son conscientes de ello. De manera que no es frecuente que busquen ayuda, o incluso que la acepten de familiares o allegados.

 Si alguna de las personas que te rodea comienza a presentar actitudes y conductas como las descritas a lo largo de este artículo. Tales como: suspicacia, desconfianza, interpretación errónea de lo que le sucede, se aísla, se muestra hostil. Seguramente precise ayuda y no sea consciente de ello. Ni tan siquiera del malestar y sufrimiento por el que está pasando. En estos casos hay que mostrarse cercanos a ellos. Sugerirles que busquen ayuda. No confrontar los pensamientos que les hacen sufrir, es una buena manera de comenzar a desatascar la situación.

Ayuda para dejar de sufrir paranoia.

  El apoyo psicológico es muy acertado para mejorar su confianza y autoestima. Así como para poder comenzar a modificar algunos de sus esquemas cognitivos y desarrollar hábitos sanos para relacionarse con los demás.  En ocasiones la intervención psicológica puede verse apoyada por un tratamiento farmacológico. Siempre supervisado por un especialista. No obstante es necesario en todo caso poner el acento en ofrecer una nueva interpretación de los sucesos que le rodean.

En okmental tu psicólogo online podemos ayudarte. No dudes en consultar a nuestros psicólogos online.

Artículo redactado por el psicólogo general sanitario José Luis Guisande.