Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

La trampa de la felicidad

la trampa de la felicidad

La trampa de la felicidad. Desde que Paulo Cohelo entró en acción los seres humanos nos hemos visto condenados a pensar que el universo conspira a nuestro favor para ayudarnos a conseguir aquello que deseamos.

Y no seré yo quien diga que pensar que un sistema planetario entero gira por y para nosotros. Puede llegar a ser un pensamiento un tanto egocéntrico y/o delirante. Os dejo a vosotros el honor de hacer ese juicio.

Quizás a estas alturas de la vida has tenido algo de suerte. Y puede que tu pareja o tus padres a veces conspiren para hacerte feliz. Igual hasta en un exceso de autocuidados tú mismo puedas llegar a conspirar a tu favor (ojo, no suele ser lo habitual). Pero ¿de verdad es útil hacer caso a Paulo Cohelo y su filosofía?  

La sonrisa o la vida

Y es que en una cultura dónde Mr Wonderfull, las redes sociales y los coaches motivacionales están a la orden del día. Aquel que no sonríe y quien no afronta las dificultades con una sonrisa es porque no quiere.

¡Obviamente es porque no quiere!, y si tienes dudas puedes consultarle a tu coach motivacional. Si estas jodido, si te han echado del trabajo, se ha muerto un ser querido. Si estas teniendo un ataque de pánico, una depresión o una enfermedad física grave. ¡Sonríe!. El universo conspirará a tu favor para que todo salga bien…. ¿O quizás no?.

Si hace frio, abrígate. No caigas en la trampa de la felicidad.

Porque pretender estar feliz cuando las circunstancias que vives son especialmente duras. Es como pretender tener calor cuando estas en manga corta en medio de una tormenta de nieve. ¿Y si empezamos a atender ese frio que nos rodea y nos vestimos con la ropa adecuada? Quizás en esta situación ponerse un abrigo sea más útil que intentar entrar en calor con manga corta y una sonrisa.

En okmental.com tú psicólogo online podemos ayudarte a gestionar tú felicidad. Pincha para acceder a nuestros psicólogos online

Artículo redactado por la psicóloga Andrea Pérez.