Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

Mareos y otras sensaciones de la ansiedad

mareos por ansiedad

Mareos por ansiedad. La ansiedad es una respuesta natural de nuestro cuerpo cuando percibimos una amenaza. Ya sea real o imaginada, que hace que este se ponga en marcha para la propia supervivencia. ¿Y cómo lo hace? Cuando las señales de peligro que percibimos llegan al cerebro, más concretamente a una parte encargada de procesar el miedo, llamada amígdala, esta se activa. A partir de ahí, el cerebro manda señales a nuestro cuerpo con el fin de que, rápidamente, se prepare para luchar, huir o. En último extremo, congelarse (paralizarse).

Qué experimenta nuestro cuerpo por la ansiedad

Por este motivo, en situaciones de estrés y angustia, cuando sentimos ansiedad, nuestra tensión arterial aumenta y, de repente, nuestro corazón late a mil por hora: está bombeando fuertemente la sangre, de manera que llegue rápido a los músculos de las piernas y los brazos y, así, poder correr y movernos más ágilmente. También se liberan hormonas como la adrenalina y el cortisol que nos permiten sentir más energía. Otro de los síntomas que nos puede pasar es que hiperventilemos: nuestro organismo, instintivamente, introduce más oxígeno del que necesitamos y disminuye el dióxido de carbono, de manera que se oxigenen los músculos y que nuestra respuesta sea más rápida… justo lo contrario a lo que nos puede parecer, ya que podríamos pensar que nos estamos ahogando, pero no.

Otros síntomas por la ansiedad

Cuando sentimos ansiedad, además, podemos experimentar náuseas, retortijones y acidez en el estómago, así como tener la boca seca (porque la secreción de saliva se reduce), una sensación de saciedad, o que los músculos de nuestra garganta se cierren.

Todos estos cambios fisiológicos también son fruto de la ansiedad, y, aunque parezca raro, es sencillo de entender: cuando nuestro cuerpo percibe que estamos en peligro, de modo automático decide que, en esos momentos, no nos hace falta comer, por lo que se puede paralizar el sistema digestivo y ralentizar la digestión, con el fin de reservar toda esa energía para otras zonas de nuestro cuerpo más necesarias para luchar, defenderse o escapar. El mismo mecanismo ocurre cuando sentimos sensaciones de hormigueo o adormecimiento, sobre todo, en la cara y en las manos y pies: es porque la sangre circula más rápido en otras partes del cuerpo más útiles para una respuesta de supervivencia.

Mareos por ansiedad

Estas reacciones somáticas productos de la ansiedad pueden generarnos mareos, como si nos flaqueasen las piernas o nos desestabilizásemos. Bien por la hiperventilación, en la que se producen cambios en nuestra respiración, bien por el aumento de la tensión de nuestros músculos y de la presión arterial, ya que, una vez que nuestro cuerpo baja la vigilancia, este se relaja y es cuando empezamos a sentirnos mareados/as y debilitados/as al haber gastado mucha energía.

Todos estos efectos que la ansiedad produce en el cuerpo son normales. Aunque muchas veces generan sensaciones muy desagradables, no hay de qué asustarse, pues no son peligrosas ni significan que estemos enfermos/as, o que vayamos a tener un infarto o a volvernos locos/as, desmayarnos… De hecho, es muy difícil desmayarnos cuando sentimos ansiedad, puesto que esta emoción lo que hace es activar el sistema nervioso autónomo. Por tanto, lo que significan todas estas sensaciones incómodas es que estamos pasando por un momento desagradable de ansiedad.

Qué tenemos que hacer cuando sentimos mareos por ansiedad

Entonces, cuando sintamos ansiedad, procuremos normalizar el experimentar algunas de estas sensaciones molestas y tratemos de pensar que es la ansiedad. Automáticamente, está dando una respuesta de supervivencia para que no estemos en peligro, lo estemos o no realmente. Si nos damos cuenta de esto, nos será más fácil aceptar esta emoción, no luchar contra ella y centrarnos en lo que estábamos haciendo. Curiosamente, cuando dejamos estar a la ansiedad con nosotros/as, esta va bajando, nuestro organismo vuelve a la normalidad y los síntomas y sus efectos van disminuyendo.

Este artículo ha sido redactado por nuestra psicóloga online Elena Díaz Zubiar

En Okmental tu psicólogo online podemos ayudarte. En nuestra plataforma puedes acceder a los mejores psicólogos online.

Si necesitas saber más sobre el trastorno de la ansiedad, puedes entrar en nuestra sección de ANSIEDAD ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Foto de freepik