Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

¿Qué son los problemas sexuales?

Me gustaría hacer un pequeño acercamiento a este tema; para ello veamos a qué nos referimos mediante la definición de “problemas sexuales”. A través de ella, hacemos referencia a las distintas patologías, circunstancias y dificultades que impiden e incluso no permiten unas relaciones sexuales placenteras. Algunas de ellas son los dolores (dispareunia), dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo (anorgasmia) o pérdida de la excitación o deseo sexual.

Se presentan tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres las manifestaciones más habituales son: dolores al mantener relaciones sexuales, ausencia de deseo, problemas de excitación y ausencia de orgasmo. En los hombres las dificultades más frecuentes son: la disfunción eréctil, los problemas de eyaculación precoz o retardada, la baja testosterona y la reducción o pérdida de interés sexual.

Si bien los problemas sexuales no son una enfermedad que ponga en riesgo nuestra vida. Estos, sí afectan a diferentes esferas de la misma, desde la sexual, pasando por la emocional y la calidad de vida en su conjunto; pudiendo estar en el origen de una baja autoestima, pérdidas de confianza y depresión. Cobran una especial relevancia porque no sólo afectan a quienes los padecen directamente, si no también a su pareja.

SÍNTOMAS DE LOS PROBLEMAS SEXUALES

La sintomatología observada varía en función de la problemática que se presente. Tanto mujeres como hombres pueden experimentar trastornos sexuales como la anorgasmia y falta de deseo sexual. En la mayor parte de las ocasiones tienen como origen factores psicológicos, y en los que también se pueden observar ansiedad, depresión o estrés.

Pareja con problemas sexuales

POSIBLES CAUSAS DETRÁS DE LOS PROBLEMAS SEXUALES

Las causas de estos trastornos pueden ser psicológicas o físicas, y ser derivadas del estrés. Esto puede ser de efectos secundarios de alguna medicación, problemas emocionales o físicos, o incluso ser dependidas de alguna enfermedad o daño sufrido

CÓMO PREVENIRLOS

Existen diferentes maneras de prevenir los problemas sexuales, para ello podemos atender y mejorar nuestra salud física y emocional. Si padecemos una disfunción eréctil, podría ser que la causa de base fuese alguna dificultad a nivel vascular. Esto podría solucionarse evitando el tabaquismo, la hipercolesterolemia, la hipertensión o la obesidad. En muchos casos de falta de deseo sexual o la anorgasmia, es la educación sexual recibida por la persona la que juega un papel muy importante. Con nuestra educación sexual, se forja su percepción sobre el sexo, la confianza en si misma o la autoestima.

Prestar atención a la ansiedad y al estrés puede ser una buena estrategia para prevenir los problemas sexuales detrás de los cuales exista una causa psicológica.

TRATAMIENTO

En función del problema que se presente y la causa que esté detrás del mismo se optará por un tratamiento u otro. Siempre buscando ser lo menos invasivo posible. Aquellas dificultades en que las causas físicas sean las principales (problemas vasculares, hormonales, problemas de suelo pélvico, etc…) precisarán de tratamiento y atención por parte de un ginecólogo o andrólogo. En los casos en los que no exista causa física, lo más aconsejable sería un abordaje desde la terapia psicológica, siendo el psicólogo con formación en sexología y terapia de pareja el profesional más indicado.

Este artículo sobre los problemas sexuales en las parejas ha sido redactado por el psicólogo José Luis Guisande

Si quieres saber más sobre sexualidad, qué es, tipos y cómo se trata, puedes entrar en nuestra sección de SEXUALIDAD ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Contacta o reserva tu terapia online para todo tipo de problemas sexuales, como la ninfomanía, con nuestros psicólogos puedes entrar en la web y ver todos los profesionales aquí