Test de ansiedad

En psicología utilizamos los cuestionarios o test como instrumentos para ayudarnos a diagnosticar los trastornos o para ver el grado en el que se padece una determinada condición o síntoma. En general, nos sirven para conocer las características particulares de la salud mental de cada paciente. Así podemos llegar a la mejor estrategia para poder ayudarle.

Al igual que un termómetro mide la temperatura, hay test diseñados para medir la gravedad de los síntomas de ansiedad que sufre la persona. Como son por ejemplo, el ISRA (Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad) o el BAI (Inventario de Ansiedad de Beck). Lo adecuado es que estos instrumentos sean aplicados e interpretados por un profesional de la salud mental, para obtener una lectura correcta de los mismos. Son sin duda unas herramientas muy eficaces.

Sin embargo, si lo que quieres es conocer si padeces o no ansiedad, a continuación ponemos a tu disposición un cuestionario sencillo que tú mismo puedes contestar y corregir. Piensa cada una de las respuestas, Sé sincero contigo mismo.

Test de ansiedad:

SÍNTOMASNO
Nerviosismo, inquietud e impaciencia  
Sensación de cansancio o fatiga con facilidad  
Dificultad para concentrarse o dejar la mente en blanco  
Estar irritado o sentirse irascible  
Tensión muscular  
Alteraciones del sueño  
Preocupaciones excesivas que generan los síntomas anteriores  

Si contestaste afirmativamente al último ítem. Y además llevas varios meses sintiendo tres o más de los síntomas reflejados en los ítems anteriores, efectivamente coincides con los criterios de ansiedad.

Desde OKmental tu psicólogo online te invitamos a que te pongas en manos de uno de nuestros profesionales. Ellos te ayudarán a valorar más profundamente esa ansiedad que padeces y encontrarle una solución. Accede de forma sencilla y sin salir de tu espacio de confort a nuestros psicólogos online.

Si necesitas saber más sobre el trastorno de la ansiedad, puedes entrar en nuestra sección de ANSIEDAD ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Artículo redactado por la psicóloga general sanitaria Silvia Castillo Bes.