Si no te gusta tu primera terapia individual, te devolvemos el dinero

Cómo ayudar a un ser querido con depresión

como ayudar a un ser querido a superar una depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta a millones de personas en el mundo, pudiéndose dar en todas las edades y culturas. Para la persona que la presenta genera un intenso sufrimiento. Pero no podemos olvidarnos de las personas que están a su lado, quienes también, de otra manera, sufren.

Si alguien a quien quieres está pasando por una depresión, es probable que estés experimentando impotencia, frustración, tristeza, miedo, culpa, enfado… Estos sentimientos son normales, ya que, a pesar de escuchar muchas veces la palabra depresión. La realidad es que nos cuesta entender por lo que la persona deprimida está pasando. Y, desde ahí, no sabemos cómo ayudar. Lo primero de todo, puedes recordarte que tú no eres el o la responsable del estado de ánimo de la otra persona. Ni tienes el papel de salvarle de su depresión; lo que puedes hacer (que no es poco) son pequeñas cosas para acompañarle y apoyarle en su propio proceso de recuperación.

Pautas para ayudar a un ser querido con depresión:

Aquí se detallan unas pautas generales que pueden orientarte para ayudar a tu familiar, pareja, amigo o amiga a superar su depresión. Si bien sabemos que cada persona tiene sus propias circunstancias y no hay recetas que valgan para todos los casos.

  1. Infórmate sobre la depresión, cómo se manifiesta y qué consecuencias puede tener. Un primer paso para comprender a la persona que tiene depresión es aprender sobre este trastorno mental: puedes mirar en fuentes oficiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Colegios Oficiales de la Psicología.
  • Anima a tu ser querido a recibir ayuda profesional. Puede que inicialmente se resista a ir a una terapia psicológica, ya que el hecho de solicitar una cita puede resultarle complicado o puede llegar a pensar que no tiene solución. Puedes facilitárselo, sin presionar, ofreciéndole ayuda para buscar a un profesional de calidad y acompañarle en las primeras sesiones.
  • Intenta no minimizar ni juzgar la experiencia de la persona deprimida. Muchas veces, con la mejor intención de ayudar a esa persona que tiene depresión, le decimos frases como “No estés triste, si tienes muchas cosas buenas en tu vida”, “No es para tanto”, “Lo que necesitas es salir para quitarte la tristeza”… No nos damos cuenta de que así estamos minimizando e invalidando los sentimientos de la persona, lo que hace que su sensación de incomprensión aumente.

¿Cómo podemos saber si nuestro ser querido tiene una depresión ?

Tener depresión no es estar triste, aunque la tristeza esté presente en este trastorno. También es tener un estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día. Y perder el interés o placer por todas o casi todas las actividades (acciones tan cotidianas como levantarse de la cama y prepararse un café suponen muchísimo esfuerzo). Por tanto, una persona con depresión no elige ni quiere estar así, tampoco es perezosa ni le falta fuerza de voluntad.

Es más útil escuchar con paciencia y sin juzgar, sin tratar de dar consejos, realizando comentarios como: “Por lo que dices imagino lo mal que lo estás pasando”. “Debe de ser difícil sentirse así”. Puedes preguntarle si necesita un abrazo y recordarle lo mucho que la quieres. De esta manera, permites que la persona exprese lo que le duele y preocupa. El simple hecho de hablar y saber que alguien está disponible le puede ayudar a sentirse un poco mejor.

  • Intenta motivarle para que realice actividades gratificantes. Aunque con su estado de ánimo es probable que no tenga ganas de participar en nada, puedes animarle, desde el cariño y sin presionar demasiado, a que se involucre en alguna actividad. Lo más importante es que esté adaptada a sus gustos personales, ya que si no, puede generarle una sensación todavía mayor de desconexión. Por ejemplo, puedes invitarle a una comida en tu casa, o proponerle dar un paseo o hacer deporte juntos…
  • Si en algún momento detectas que la persona está en una situación de riesgo de quitarse la vida, es importante no dejarla sola y llamar a los servicios de emergencias o acudir al centro de urgencias más cercano.
  • Acuérdate de cuidarte. Para poder ayudar a tu familiar, pareja, amiga o amigo, es necesario cuidar tu propia salud mental. Estar cerca de una persona querida con depresión puede resultar duro y, en ocasiones, podemos llegar a sentirnos culpables si dedicamos un tiempo para nosotros a descansar y disfrutar de las cosas que nos hacen sentir bien. Recuerda que eso no es un acto egoísta, sino que significa que te estás cuidando y, a la vez, significa que estás ayudando a esa persona cuando lo necesita.

Esperamos que estas orientaciones te puedan ser útiles. De todas formas, os recordamos que la ayuda de la que más os podéis beneficiar, tanto tu ser querido como tú es la terapia psicológica.

Si quieres saber más de la depresión, tipos, síntomas, causas, cómo tratarla, puedes entrar en nuestra sección DEPRESIÓN ¡Estaremos encantados de ayudarte!

En okmental tu psicólogo online ponemos a vuestra disposición profesionales con experiencia que pueden acompañaros en este proceso. Ayudar a los demás a superar una depresión puede ser mucho más sencillo si Accedes a nuestros psicólogos online.

Artículo redactado por la Psicóloga General Sanitaria Elena Diaz